04
Jun
10

Deseos

En este momento mi caballero de brillante armadura y mi consorte (que linda palabra) están juntos, no sé donde, no sé haciendo qué. traté de prepararlos al uno para el otro, abrir el camino… Yo, la humilde estudiante, la recientemente iniciada.

No estoy segura qué va a pasar; mientras ellos toman café o cenan o charlan o consuman ellos los deseos que yo tengo, yo me clavo en casa del generalísimo de mi padre, merendando con un nabo importante hijo de algún amigo adinerado de mi padre, nabo que, sutilmente implica que quiere quedarse un rato escuchando música cuando madre y el genralisimo se retiren, madre a su casa el generalisimo a sus aposentos…

El nabo se fue y yo puedo dedicarme a mi vida, ya no me importa que están haciendo porque ahora todo pasa por mi mente, ahora los dibujo yo, me ducho y me imagino un encuentro íntimo entre mis dos objetos de deseo, son eso, los imagino como objetos, los muevo los acomodo, son extensiones de mi mente, vuela la imaginación y los espía, los dirije, los miro sentada como una madama, con las piernas abiertas de par en par espío como se aman, se amasan, se suman y amalgaman en la cama.

Húmeda proyecto mis deseos por ella en el y los mios por el en ella, deseando lavarles el cerebro, hacerles entender lo que quiero y por qué lo quiero en ellos y de ellos, húmeda me busco, despacio y las ideas, la orquestración deja de importar, ya son mios y los uso, después de la ducha, más relajada, me siento como puedo en el baño y me miro al espejo para sentirme un poco ajena, dejando de lado lo que puede ser y lo que es.

Los monitoreo y pinto una habitación a oscuras, cargada y ellos girando y lamiendo, besando a oscuras, bailando en la cama, en crescendo y antes de la explosion el la penetra y juega con su cuerpo, me palpo, me miro en el espejo, y llega el segundo acto

Ella, animada por el juego  lo domina y el morbo de empujarlos a esto me puede, me muerdo para no gritar, estoy a punto tan facilmente, me muerdo el brazo más fuerte para que el generalisimo no escuche, con tanta fuerza que me marco, y me siento profunda, las piernas estiradas, rígidas en ese rigor mortis del momento ideal, y los imagino muriendo como yo, llegando gloriosamente, y quizás mañana puedo ser yo la que se entregue y ellos los que jueguen conmigo.

Anuncios

2 Responses to “Deseos”


  1. 1 Florencia
    junio 5, 2010 en 5:05 AM

    TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO. TE AMO.
    Nada más.
    Y nada menos…

  2. 2 Florencia
    junio 8, 2010 en 5:00 AM

    Te amo… Te extraño…


Comments are currently closed.

Menú

Tags

Únete a 1 seguidor

Las frutillas del postre

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: