26
May
10

Capricho

Probé y me gustó, y quería más, quería más y diferente, volví a sentirme como antes y me gustó.

A pesar de la verguenza de haber sido descubierta, había sido una buena experiencia, pero tengo que decirlo, algo faltaba (una pija me dicen)

Todavía cuando miro porno me calientan las pijas, el porno lesbico, apenas me hace cosquillas, claramente no soy torta, pero me cuesta acercarme a los hombres, me dan miedo, terror, pánico, tiemblo toda, se me caen las lágrimas… Pensé en los dos hombres con los que puedo estar, en la vida diaria sin sentir pánico

Uno casado, cuales son las posibilidades de que casado y en otro continente pase algo?

el otro soltero, pero con un problema grande es un “ex” de mamá más de una noche los escuché, al ‘pendejo’ y a mamá, riendosé y disfrutandosé a más no poder

y ayer, pensaba en eso, en los ruidos, las risas, la cama, los gritos, en las duchas que compartieron, las indecencias de las que fui testigo, los chistes las intimidades, las confesiones de mamá, el rostro colorado de mi superheroe personal y así, en eso, dando vueltas entre recuerdo, historias e imaginación, me puse dura, mojada, antes de darme cuenta estaba sobre la cama, tirada y volando, lamiendome los dedos como hace tanto no hacía, palpandome, imaginando su pija, quizás más oscura que su piel, grande, venosa como sus manos? tan caliente, viví el morbo de desear al macho de otra, de mi madre sin ir más lejos, de querer ir más allá, de irrumpir entre ellos en su relación tan cristalina, hacerles entender que el debería ser mío, no de ella, que el está en mi rango, no en el suyo.

irrumpir en medio de una cogida con madre o la pendeja que se lo mueve ahora y robarmelo, hacerlo mío, ahí, en el suelo, frente a ellas, que esperen en la cama a que yo se los devuelva cuando termine.

Y llegué, tan lindo, con dos dedos, empepados, pegajosos, con los ojos cerrados, me los llevé a la boca, imaginé que era el, que eran sus dedos, sin estar satisfecha volví a empezar, esta vez, en silencio, tapandome un poco con la almohada, me hice el amor para limpiarme del capricho.

Anuncios

2 Responses to “Capricho”


  1. mayo 26, 2010 en 3:19 PM

    No puedo decir que te entiendo. Pero si que me ha gustado leerlo.

  2. mayo 26, 2010 en 9:32 PM

    pero qué pedazo de capricho…enorme, llegaste a limpiarlo nada más que con dos dedos y tu imaginación?


Comments are currently closed.

Menú

Tags

Únete a 1 seguidor

Las frutillas del postre

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: